¿Por qué se atascan las tuberías?

¿Cuál es la causa de los atascos en las tuberías?

Es la gran pregunta pero no existe una respuesta concreta y genérica al respecto.

Los motivos por los que se atascan las tuberías pueden ser varios y muy diferentes:

  • La acumulación de jabón en las paredes de las tuberías, que provoca la reducción del diámetro interior del tubo, diicultando así el paso del agua.
  • La presencia de restos orgánicos o cuerpos sólidos que no se deshacen con el agua y se acumulan en el interior de los tubos, dificultando o incluso bloqueando por completo el paso del agua.
  • Los tapones producidos por toallitas húmedas, toallas, ropa y, en general, todo tipo de elementos que se puedan quedar atrapados dentro de las tuberías y bloqueen la circulación del agua.
  • Defectos en la instalación de las redes de saneamiento; tuberías de desagüe con poca pendiente o sin pendiente, conexiones de tubos con giros o codos muy cerrados, uso de materiales inadecuados o de baja calidad, utilización de tubos que no cumplan las recomendaciones, por ejemplo, por ser de diámetro inferior al normal, etc.
  • Las deformaciones producidas en los tubos de desagüe debido al uso o alguna incidencia, que pueden crear posibles puntos de atasco por acumulación de residuos desechados por los mismos.
  • En general, desechar residuos viscosos o parecidos, como por ejemplo pinturas, cemento, yeso u otros, que pueden adherirse a las tuberías e incluso llegar a secarse y solidificarse, modificando la estructura interior de los tubos, dificultando o impidiendo la correcta circulación del agua.

Los atascos pueden producirse por alguno de estos motivos o por un conjunto de varios de ellos.

¿Se puede conocer el motivo del atasco de las tuberías?

Sí, es posible conocer cual de estos motivos está siendo el causante del atasco en las tuberías, incluso si la causa es otra diferente a una de las habituales.

Basta con realizar una inspección de tuberías con cámara para poder visualizar el interior de los tubos.

Éstas cámaras graban el recorrido y nos muestran lo que hay en el interior de las tuberías, y de ésta forma comprobar cual es la causa y aplicar la solución más adecuada.

Hay que tener en cuenta que no siempre es posible realizar una inspección. Si para llegar al punto del atasco hay que pasar por una zona de la tubería que ya está atsascada y con agua dentro, no se podrá ver nada, a no ser que la zona llena de agua finalice antes de llegar al punto del atasco.